El curiosity haciendo el “moonwalker” en Marte para ahorrar ruedas

Desde que aterrizase en Marte el pasado agosto de 2012 el Curiosity ha recorrido algo más de 5 kilómetros por los complicados terrenos del planeta vecino. Rocas de bordes afilados, ásperos suelos plagados de piedras puntiagudas… los movimientos del Rover están siendo más difíciles de los que en un primer momento se podría pensar.

Detalle de las ruedas del Curiosity

La NASA y el equipo de ingenieros que conforman el Jet Propulsion Laboratory se enfrentan desde septiembre a un problema en las ruedas del Curiosity. Las imágenes que el propio Rover nos envía muestran numerosas abolladuras y grietas en las seis ruedas de aluminio que le permiten avanzar por la superficie roja.

[Te interesará: Volvemos a Marte con MAVEN]

A principios de enero de este mismo año los desperfectos en las llantas del Curiosity eran ya un tema prioritario entre las cabezas pensantes de la Agencia Espacial que comenzaron a barajar diversas opciones para ahorrar ruedas.

La primera decisión llegó el 01 de febrero cuando resolvieron modificar su ruta hacia la base del Monte Sharp, atravesando un terreno de dunas que les permitiría dejar por unos días las afiladas rocas por las que estaba transitando hasta el momento. Esta modificación en su camino tampoco estaba exenta de dificultades puesto que obligaba al Rover a desplazarse a través de la duna Dingo Gap elevándose hasta un metro de altura por la arena.

Aspecto de una de las ruedas del Curiosity

Pero funcionó… el Rover consiguió superar el desnivel sin atascarse y, desde ese día ha avanzado sobre un terreno más favorable y benévolo.

[Relacionado: ¿Qué es lo que vio el Curiosity en el horizonte de Marte?]

Aun así, todavía le queda un largo trecho hasta alcanzar su objetivo y ante la imposibilidad de solucionar los desperfectos de las llantas, los técnicos de la NASA han tenido que echar mano de la imaginación y finalmente han optado por realizar una segunda modificación del plan original haciendo que el vehículo se desplace marcha atrás para ahorrar ruedas.

La idea ya se había probado en los test aquí en la Tierra y el Curiosity operó sin problemas, pero todavía quedaba comprobar cómo se comportaría en un escenario real…

Y parece que han vuelto a acertar puesto que el pequeño Rover se está marcando en Marte un “moonwalker” al más puro estilo Michael Jackson y en apenas dos días ya se ha desplazado más de 100 metros hacia atrás.

El Curiosity avanza marcha atras en Marte

Estoy seguro de que al Curiosity le vendría bien en estos momentos una entrada a boxes como suelen hacer en Fórmula 1 cuando hay problemas de neumáticos, sin embargo los responsables de la misión se las tienen que ingeniar para ahorrar ruedas como sea ante el desafío que aún le queda por delante. A pesar de que hasta el momento la misión está siendo todo un éxito, sería muy decepcionante que, por culpa de sus ruedas, el Curiosity quedase encallado en la superficie de Marte antes de alcanzar la base del Sharp.

Las apuestas están por todo lo alto… ¿conseguirá el Curiosity llegar a su destino final o se quedará en la cuneta por falta de ruedas?

[Si te ha interesado este artículo, recuerda que en Astronomía para terrícolas estamos realizando un amplio seguimiento con todas las novedades del Curiosity]

Referencias científicas y más información:

Klaus Schmidt “Curiosity Adds Reverse Driving for Wheel Protection” SpaceFellowship (20 febrero 2014)

Jet Propulsion Laboratory “Curiosity Adds Reverse Driving for Wheel Protection” NASA (20 febrero 2014)

Fuente que utilizo:

http://es.noticias.yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s