LA VIEJA ASPIRACIÓN DE CREAR LOS ESTADOS UNIDOS DE EUROPA

untitled street_art_blu_1-In-Belgrad-Serbien-copy picture-3

La creación de unos Estados Unidos de Europa es una vieja aspiración en la que han trabajado docenas de influyentes personajes muy relacionados con la historia y evolución del viejo continente.

Winston Churchill, Valéry Giscard d’Estaing, Leopold Kohr o incluso Pasqual Maragall (ex-presidente de la Generalitat de Catalunya y ex-alcalde de la Barcelona olímpica) son ejemplos de pro-europeístas que trabajaron por conseguir que toda Europa tuviese un modelo nacional conjunto muy semejante al de los EEUU de América.

No hace demasiado tiempo publiqué en Cuaderno de Historias un post sobre el proyecto Franco-Británico de unir los dos países y crear una única y gran nación, ideado en 1940 por Jean Monnet, que tenía el apoyo del Primer Ministro Británico, pero el asunto quedó en agua de borrajas tras la firma del armisticio con los alemanes por parte de Philippe Pétain.

mapash16 images a Europe_map_1648-es 220px-Eurabia_map guerra30ans

[Relacionado: El proyecto Franco-Británico de unir los dos países y crear una única y gran nación]

También debemos tener en cuenta el ambicioso y utópico proyecto de unificar Europa y África, presentado por el arquitecto Herman Sorgel y apoyado por un buen número de estadistas de la época. Aquel sueño de unir ambos continentes se bautizó con el nombre de Atlantropa y dio al traste tras el inicio de la IIGM y las aspiraciones de Hitler por crear una única súpernación mundial, aunque su manera de hacerlo se basaba en conseguirlo a través de invadir los países bélicamente.

Pero la aspiración de fundar los EEUU de Europa no solo fue contemplada por líderes políticos o militares. A través de la historia otros muchos hombres han invertido su tiempo por conseguirlo, entre ellos, el heredero del imperio cervecero holandés, Alfred Henry Heineken, tal y como explica Milhaud en su post ‘La Eurotopía de Heineken: Los Estados Unidos de Europa’.

untitled w mercosur630 1305601085618fmidn fmi_sede

Mapa de los Estados Unidos de Europa delimitada por regiones según Heineken (recuerdosdepandora/mappingworld)El proyecto de Freddy Heineken nació tras jubilarse de la compañía en 1989. Eran los años de expansión de la Comunidad Económica Europea; que por aquel entonces fue el escalón previo a la actual Unión Europea.

El empresario era ampliamente conocido por sus ideas europeístas y puso todo su empeño en estudiar cuáles serían las posibilidades reales de crear un símil al modelo de estado norteamericano que aglutinase a todas las naciones del viejo continente. Para ello contó con la inestimable colaboración del prestigioso historiador holandés Henk Wesseling, quien presentó a Heineken un estudio detallado de cómo se debería dividir Europa en regiones para después unirla en Estados que conformarían los EEUU de Europa.

En el mismo estaban incluidos los países de la Europa del Este que conformaban el Pacto de Varsovia, a excepción de la URSS, con la que todavía no se contaba debido a que andaba en pleno proceso de la glásnost y ante el inminente fin de la Guerra Fría.

El-presidente-del-Gobierno-de-_54354263592_53389389549_600_396 0476ba2e5f9d9ed7cbe5dd61c647031f_article Merkel-dia-Europa--644x362 IMG_0000228413_W_00960

[Relacionado: Atlantropa, el ambicioso proyecto de unificar Europa y África]

La división o balcanización de esas regiones se realizó bajo criterios de número de habitantes, intentando que tuvieran las mayores afinidades posibles entre sí.

Pero el problema de esta utópica redistribución, en caso de llevarse a cabo, era la pérdida de soberanía y control de muchos países sobre gran parte de sus propios territorios para que estos pasasen a ser Estados propios dentro del conjunto europeo, algo que sí contemplaban con buenos ojos aquellas zonas con aspiraciones soberanistas. Cabe destacar que cuando se planteó esta distribución todavía no había estallado el conflicto armado en la antigua Yugoslavia.

La propuesta de Heineken cayó en saco roto, no obteniendo respaldo ni viabilidad alguna por parte de los líderes políticos de la época. Y aunque a lo largo de las siguientes dos décadas se ha reforzado el papel de la Europa Unida, a través del Tratado de Maastricht, y la entrada en vigor del euro como moneda única, no se ha terminado de llegar a un acuerdo sobre cómo podría y debería ser el modelo ideal para crear los ansiados Estados Unidos Europeos y, sobre todo, de quién debería liderar dicho proyecto.

Fuente utilizada:    http://es.noticias.yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s