EL ACERTIJO NUMÉRICO DE GIAN GALEAZZO SANVITALE

‘Retrato de Gian Galeazzo Sanvitale’ (1524), por Parmigianino | Crédito: Wikipedia.

Por Javier García Blanco/Arte secreto

Cuando los historiadores catalogaron la pintura por primera vez, hacía tiempo que el paso de los años y las vicisitudes históricas habían “desdibujado” tanto la identidad del protagonista del lienzo como la del artista que le había retratado.

[Relacionado: La locura alquímica de Parmigianino]

the-vision-of-st-jerome-by-Parmigianino-012 self-portrait-in-a-convex-mirror-by-Parmigianino-007

Durante décadas se creyó que el joven barbudo y de ricos ropajes que mira desafiante al espectador desde la pintura no era otro que Cristóbal Colon –una identificación extraña, pues ninguno de los objetos que le acompañan alude a la navegación ni a la exploración marítima–, y se atribuía la obra aalgún miembro secundario de la escuela de Rafael.

No fue hasta el año 1857 cuando un tal Luigi Sanvitale creyó reconocer en el lienzo a uno de sus ilustres antepasados, Gian Galeazzo Sanvitale, conde de Fontanellato, una población cerca de Parma. Aquella suposición se demostró correcta gracias a los datos conservados en varios documentos históricos, pero la identidad del artista siguió siendo un enigma durante varias décadas.

A punto de cambiar de siglo, en el año 1894, los investigadores identificaron al fin al pintor de aquella obra, que no era otro que Girolamo Francesco Maria Mazzola, más conocido comoParmigianino.

Identificados el protagonista del lienzo y su autor, y conocida la fecha de su realización –una inscripción en el reverso señala al año 1524–, la pintura –hoy expuesta en el Museo de Capodimonte, en Nápoles– parecía haber desvelado ya todos sus secretos. Sin embargo, los enigmas de este brillante y en apariencia convencional retrato renacentista están todavía lejos de haber sido resueltos por completo.

Gian Galeazzo Sanvitale fue un destacado condottiero de la primera mitad del siglo XVI que destacó especialmente por su apoyo militar a los franceses durante las llamadas Guerras Italianas, lo que le enfrentó a menudo con el Papa y los Estados Pontificios.

Casado con Paola Gonzaga –hija del marqués de Sabbioneta–, Sanvitale heredó los señoríos de su padre en 1511 –tras la muerte de éste–, y además de sus dotes para la guerra –dedicación reflejada en el lienzo a través de su armadura y su espada–, mostró también un notable interés por el arte y la cultura de su tiempo.

portrait-of-a-youth-s-by-Parmigianino-004 (1)portrait-of-a-young-woman-known-as-anthea-002portrait-of-a-man-by-Parmigianino-003

Bocetos de Parmigianino para el retrato de Sanvitale, hoy en el ‘Cabinet des dessins’ del Louvre.

Estas inquietudes intelectuales, que compartía con su esposa y con su hermano, le llevaron a reunir en su corte –ubicada en la Rocca de Fontanellato–, a un buen número de poetas,literatos y artistas. Precisamente uno de ellos era, en la segunda década de siglo, el pintor Parmigianino, quien realizó para él el retrato que nos ocupa y los frescos que decoran la estancia de su esposa Paola.

El retrato de Gian Galeazzo nos ofrece varias pistas sobre el conde y su vida. Además del yelmo y el resto de la armadura –que nos hablan de su dedicación militar–, su rica vestimenta –una chaqueta negra con magnas rojas y camisa blanca–, a la moda francesa, alude a su apoyo y alianza con el rey francés, de cuyo ejército fue coronel en las citadas guerras.

Queda, sin embargo, un “pequeño” detalle por aclarar. En la mano derecha, el joven conde –en aquel entonces tenía 28 años– sostiene lo que parece una medalla de bronce con dos símbolos,cuyo significado sigue siendo a día de hoy todo un misterio.

Algunos autores sugirieron en su día que los símbolos no son otra cosa que las letras “C” y “F”, y por tanto serían las iniciales de las palabras Comes Fontanellati, es decir, “conde de Fontanelatto”. Esa interpretación, sin embargo, ha sido desechada en los últimos años, y sustituida en la actualidad por la idea de que se trata de los números “7” y “2”, o “72”, en función de si los leemos juntos o por separado.

Más allá de esta identificación “numérica”, poco más se sabe sobre su posible significado. Llevados por el hecho de que Parmigianino fue un artista obsesionado por la alquimia, algunos autores han sugerido que las cifras podrían ser alusiones relacionadas con esta disciplina hermética, tan de moda en aquellos tiempos.

Según esta interpretación, el número “7” sería una alusión a Júpiter, mientras que el “2” simbolizaría la Luna –en función de la posición que ambos cuerpos celestes ocupaban en elsistema ptolemaico–, y al mismo tiempo al estaño y la plata, metales representados por dichos astros en el proceso alquímico.

Parmigianino-Madonna-of-the-RoseParmigianino-Madonna-and-Child-2-parmigianino-1503-1540-portrait-of-a-young-man-1338731804_b

Detalle de la medalla, con el número ’72′ grabado en ella | Crédito: Wikipedia.

Esta hipótesis, sin embargo, parece tener poco sustento, pues ningún documento conocido hace referencia a que el conde Sanvitale tuviese un interés por la alquimia, y resulta difícil imaginar que el artista hubiese aprovechado el retrato para hacer alusión a sus propios intereses.

Sin abandonar las posibilidades esotéricas, otros investigadores han apuntado una interpretación no menos sugerente: el número 72 sería en realidad una cifra en clave cabalística, directamente vinculada con la divinidad.

En efecto, el número 72 es de una importancia capital para la cábala, pues el Shem HaMephorash o “nombre de Dios”, era a menudo representado por los antiguos cabalistas mediante una palabra de 72 letras.

En las fechas en las que Parmigianino realizó el retrato de Gian Galeazzo Sanvitale estaban en pleno auge las ideas sobre la cábala cristiana difundidas por eruditos como Pico della Mirandola, por lo que no sería extraño que el conde contara, entre el círculo de artistas, poetas y sabios de su corte, con algún partidario de dichas ideas.

[Relacionado: Gematría, la cábala en piedra]

pallas-athene-by-Parmigianino-001

Por desgracia, y aunque no hay duda de que el número 72 debió tener una gran importancia para Galeazzo Sanvitale, por el momento la “hipótesis cabalística” sigue sin evidencias documentales que la respalden, por lo que la medalla del lienzo y la misteriosa cifra representada en ella siguen siendo un acertijo que espera a ser resuelto.

FUENTE QUE UTILIZO:

http://es.noticias.yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s