ELVIRA CHAUDOIR,LA MATA HARI PERUANA QUE ENGAÑÓ A LOS NAZIS

Elvira Chaudoir (la agente Bronx) junto el oficial del MI5 Billy Luke en el Hurlinghan Club (commandposts)

 

mataritamata-hari-1mata_hari_postal-rea5d524e8eb148608ecd409c52e19dca_vgbaq_8byvr_512

Una de las espías más famosas de la historia fueMargarita Zelle, más conocida por el nombre artístico de ‘Mata Hari’, ya que su profesión real era la de bailarina exótica. Se convirtió en una agente secreto al servicio de los intereses del Imperio Alemán durante la Primera Guerra Mundial y su sobrenombre pasó a la posteridad como sinónimo de espía sensual y de pocos escrúpulos.

Esta breve introducción en este post viene a colación sobre la protagonista del relato delCuaderno de Historias que os traigo hoy y que trata sobre Elvira De la Fuente(posteriormente conocida como Elvira Chaudoir) una joven nacida en Lima (Perú), hija de un diplomático que trabajaba en la embajada de París, y que pasó a la Historia gracias a haber trabajado como ‘agente doble’ durante la Segunda Guerra Mundial. Le gustaba tanto la diversión, el lujo, los casinos y los hombres poderosos que con el tiempo muchos la apodaron como ‘la Mata Hari peruana’.

[Relacionado: Madeleine, el nombre en clave de la princesa india que trabajó como espía en la IIGM]

espiasfamososdia-d--229x229articulo-mata-hari

En 1934, a la edad de 23 años, se fugó a Bruselas para casarse con un agente de bolsa, pero la vida en la capital belga llegó a ser sumamente aburrida para Elvira, buscando divertirse con otros hombres (y algunas fuentes indican también con mujeres) con los que mantuvo esporádicos escarceos amorosos. Cansada de su matrimonio decidió abandonar a su marido e instalarse en Cannes, donde vivía una aristocrática e importante amiga suya, que la acompañó en las noches de juerga y juego en el casino.

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial y el armisticio de Francia su padre, destinado en la embajada de Vichy, arregló todos los papeles para que su hija pudiese viajar hasta Londres, con la intención de que desde allí viajase de vuelta a su Lima natal y así mantenerse lejos del conflicto bélico.

Pero una vez en suelo británico Elvira prefirió quedarse en la capital londinense, ya que gracias a la exquisita educación que había recibido desde pequeña, al criarse entre la alta sociedad limeña, rápidamente se hizo un hueco en las fiestas de los clubes más selectos, conociendo a lo más importante y variado de la sociedad británica.

Pero esa vida de lujo y juego que tanto le gustaba disfrutar a la joven provocó que la asignación que percibía por parte de su progenitor no fuera suficiente para pagar todas sus deudas (a pesar de que se trataba de una cantidad suficientemente generosa). Esto la llevó a mantener relaciones esporádicas con generosos caballeros que pagaban sus gastos.

Entre ellos se encontraba Claude Dansey, jefe adjunto del Servicio de Inteligencia Secreto (MI6) y experto en reclutar agentes, quien le ofreció ganar un generoso sueldo a cambio de contar con los servicios de Elvira como espía al servicio de los intereses británicos.

El cometido de la nueva espía era de lo más sencillo… debía viajar a Francia, aprovechando que visitaba a sus padres en Vichy, contactar con importantes mandos y agentes alemanes, seducirlos, sacarles información y pasársela a los británicos. Por ese trabajo podría percibir una buena retribución semanal que le permitiría seguir llevando el estatus de vida que tanto le gustaba y, sobre todo, seguir apostando en el casino, una de sus mayores debilidades.

Carta de Elvira Chaudoir a uno de sus contactos en Alemania, un tal Hugh (Taringa / nationalarchives )Se le asignó el nombre en clave de ‘Bronx’ y una vez en Vichy comenzó a moverse por los lugares donde sabía que podría conocer a algún agente de la Abwehr. Allí se topó con uno de ellos, cuyo seudónimo era ‘Biel’ (alguna fuente indica ‘Bild’) y con el que intimó rápida y fácilmente.

Al ser hija de un diplomático y ver que se movía como pez en el agua en los ambientes más selectos, Biel ofreció a Elvira trabajar como espía para la organización de inteligencia militar alemana a la que él pertenecía. En ese momento la joven, que por entonces tenía 28 años, se convirtió en una agente doble al servicio de ambos bandos y con dos asignaciones económicas de lo más generosas.

Pero ella tenía muy claro que, a pesar de trabajar para los dos países, le debía fidelidad a los británicos, por lo que toda la información que conseguía de los alemanes se la pasaba integra a los Aliados, mientras que a los nazis le daba datos sesgados y falsos.

Su participación fue fundamental dentro de la trama de engaño a los alemanes de cara a despistarlos sobre dónde y cuándo sería el esperado desembarco aliado, comunicándole a los nazis que éste se produciría en el Golfo de Vizcaya, más concretamente en Burdeos.

45507-d9Yd0Ka8Ew7Sv3B2013_10_28_PHOTO-c597fa3fd4a13eeb40d11278d7a82601-1382979062-63

[Relacionado: El crucigrama del The Daily Telegraph que casi da al traste con el Día D]

Y así lo hizo, siendo una más de los muchos y muchas espías que ayudaron a difundir diferentes bulos para conseguir que el ‘desembarco de Normandía’ fuese un éxito y una de las claves en el triunfo final de la IIGM por parte de los aliados.

La historia Elvira Chaudoir se mantuvo en secreto a lo largo de seis décadas, hasta que en el 12 de agosto de 2005 se desclasificaron los documentos.

Fuentes: telegraph / nationalarchives / commandposts

FUENTE QUE UTILIZO:

http://es.noticias.yahoo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s